_

13 de noviembre de 2001

Un grupo de familiares y amigos de víctimas de asesinatos políticos anunció hoy que se constituyeron en la "Comisión por la Verdad y la Justicia" como un esfuerzo conjunto para investigar estos casos ante la frustración que ha sido la inacción o inhabilidad de las autoridades en encausar a los culpables.

Los portavoces de la Comisión por la Verdad y la Justicia explicaron su propósito de esclarecer una serie asesinatos que, en conjunto, confirman el carácter "político" de estos crímenes y apuntan a la complicidad de sectores gubernamentales y privados para mantenerlos impunes por años.

La Comisión es coordinada por Rosa Mari Pesquera, Raúl Álzaga, Carlos Muñiz Pérez y César Francisco Torres, Leila Andreu y Jorge Plard, que son familiares y amigos de los asesinados Santiago "Chagui" Mari Pesquera, Carlos Muñiz, Arnaldo Darío Rosado y Carlos Enrique Soto Arriví. Colaboran en este esfuerzo el profesor Javier Colón Morera, el investigador social Ramón Bosque Pérez y el Lic. Edgardo Pérez Viera, entre otros.

"Se habla mucho de terrorismo en estos días, pero estos asesinatos políticos son actos de terrorismo en que el estado ha tenido participación, tanto en la planificación como en el encubrimiento. Mientras los gobiernos de Puerto Rico y Estados Unidos no hagan un esfuerzo real y efectivo por sacar a la luz la verdad de estos crímenes, estarán continuando el encubrimiento de asesinatos y desapariciones", declaró Mari Pesquera, hermana de Chagui Mari Pesquera.

"No podemos permitir, como pueblo, que se cometan estos crímines y seguir como si nada. Estos gobiernos tienen, y han tenido en sus manos, el poder y los recursos para investigar, descubrir la verdad y encausar a los culpables y no ha pasado nada. No tienen excusa. Antes de hablar de terrorismo mundial, que empiecen por limpiar su casa", agregó Álzaga, compañero de trabajo y luchas de Muñiz Varela.

"El caso del Cerro Maravilla ayudó a abrirle los ojos a este pueblo, pero quedaron muchos cabos sueltos, como cuál fue la participación de los federales y otras conocidas figuras de este país. Nosotros no queremos que se engaveten los casos y sigan cogiendo polvo. Queremos continuar lo que el Senado comenzó y nunca terminó", señaló por su parte Torres, tío de Darío Rosado y quien ayudó a impulsar la investigación de esos asesinatos desde un principio.

El interés principal de la Comisión es conocer la verdad sobre la participación - por acción u omisión - que hayan tenido en estos asesinatos sectores de nuestra sociedad e instituciones de los gobiernos de Puerto Rico y Estados Unidos, como la Policía, el Departamento de Justicia, el Negociado Federal de Investigaciones (FBI), la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y la Inteligencia Naval.

El objetivo es acabar con la impunidad y la persecución política, y sus instrumentos de secuestro, tortura y asesinato. La Comisión buscará crear conciencia en la sociedad sobre la atrocidad de los asesinatos políticos y la necesidad de que nunca, jamás vuelvan a ocurrir.

Objetivos
Los trabajos de la Comisión estarán enfocados principalmente a:
1.
La investigación mediante el acopio de información gubernamental y privada que ayude a esclarecer estos crímenes.
2.
Divulgación en Puerto Rico y el exterior sobre los hallazgos y campañas para que el gobierno asuma su responsabilidad.
3.
Utilizar recursos legales y judiciales para desentrañar la verdad y acusar a los asesinos.

La Comisión comenzó sus trabajos con el diseño de una página en la Internet donde se exponen los casos y se facilitará la comunicación de colaboradores a través de las direcciones electrónicas comision e investiga.

En semanas recientes la Comisión solicitó formalmente a la Comisión de Derechos Civiles que abra una investigación conjunta sobre los asesinatos de Mari Pesquera (1976) y Muñiz Varela (1979). Además se informó a la Comisión de Derechos Humanos y Civiles del Colegio de Abogados sobre las gestiones y se le solicitó información sobre la bomba que explotó en la sede del esa institución en 1980 y ayuda para los trámites legales y la exposición de los
casos.

Al fiscal federal Guillermo Gil Bonar se le envió una misiva en la que se le solicitó que interrogue al ex senador Freddy Valentín, quien actualmente es testigo de cargo en varios casos criminales, sobre las bombas que causaron la muertes de Luis Ángel Charbonier y Eddie Román Torres en 1977 en Mayagüez y en las que se ha denunciado que Valentín tuvo participación.

Mari Pesquera explicó que esta iniciativa en conjunto surgió de un conversatorio que se celebró el 24 de marzo de 2001 en la Casa Aboy, convocado por Juan Mari Brás con motivo de conmemorarse otro aniversario de la muerte de su hijo. El consenso de los asistentes a aquella reunión fue que, a pesar de las gestiones individuales de las familias de las víctimas
con las autoridades y de haber contribuido activamente en la recopilación de información que podría servir de evidencia, se encontraron con obstáculos que apuntan a una complicidad y encubrimiento político que requiere de un esfuerzo fuerte y unido para poder romper.

Responsabilidad del gobierno

Luego de analizar la situación, los miembros de esta Comisión han llegado a la conclusión de que existen y han existido datos relevantes que justifican la activación de sendas pesquisas criminales; que existe evidencia documental y testimonios que se pueden obtener que implican a varios sospechosos, y que el conjunto de asesinatos ocurridos mayormente en la década del 70 tienen patrones similares que apuntan a la confirmación de que vivimos un estado terrorista donde existían escuadrones de la muerte apoyados por sectores privados .

La gravedad de estas coincidencias que se han conocido por años, pero que todavía no se han visto de forma integral, amerita acción inmediata de las autoridades y al menos más atención de la Prensa, por iniciativa propia.

Exhortación a la prensa

Más allá de la responsabilidad gubernamental, la Comisión exhortó a los periodistas a que se interesen por investigar estos casos, le den continuidad, cuestionen a las autoridades sobre sus investigaciones y publiquen informaciones relacionadas para impedir que gane la impunidad.

PMB 486, Ave. De Diego #89 Suite 105, San Juan, Puerto Rico 00927-6346