_

Carlos Muñiz Varela


Fecha de Nacimiento: 10 de agosto de 1953
Fecha de su asesinato: 28 de abril de 1979 (26 Años)
Lugar de Nacimiento: Cuba
LLegó a P.R. a los 7 años de edad (1960)
Graduado de la Escuela Superior Margarita Janer de Guaynabo
Estudiante de la U.P.R. de 1972 a 1974
Miembro destacado de la Juventud Independentista Universitaria (JIU) 1972-1974
Miembro del Comité Partido Independentista de Guaynabo 1972-1974
Miembro Fundador del M.S.P. 1973
Miembro Fundador de la Revista Areyto 1974
Miembro Fundador de la Brigada Antonio Maceo 1977
Fundador Agencia de Pasajes Viajes Varadero Inc. 1979
A su Muerte dejaba dos Hijos Carlos Muñiz Pérez de 5 Años y Yamaira Muñiz Pérez de apenas unos meses de nacida.

Carlos Muñiz Varela, nace el 10 do agosto de 1953 en la ciudad de Colón, provincia de Matanza. Su padre había sido un activista político por el partido auténtico, y el nombre de Carlos proviene del entonces presidente de la República, Carlos Prio Socarrás. Cuando tenía meses de nacido, su padre muere a consecuencia de un accidente automovilístico a las afueras de Colón. Es su madre y sus tíos los que se encargan del cuidado de él y su hermana. En el año 1962 Carlos junto a su hermana y su madre salen de Cuba rumbo a Puerto Rico, donde residían famliares suyos.

Sus estudios los realiza en la escuela "San Vicente de Paul" hasta el sexto grado, luego pasa a la Academia San Jorge donde cursa la escuela intermedia. Sus amigos recuerdan que acostumbraba ir todas las tardes a San Vicente, para reunirse con ellos. Su familia traslada su residencia al municipio de Guaynabo y el pasa a la "American Military Academy". Allí cursó el décimo grado de escuela superior, destacándose como buen deportista en atletismo y Judo, y años mas tarde como buen jugador de Pin Pon y Ajedrez. La atmósfera de la escuela se le hace insoportable y opta por terminar la escuela superior en la escuela pública "Margarita Janer" de Guaynabo. Es en este año, cuando Carlos se integra plenamente a la sociedad puertorriqueña y por ende, se empieza a percatar de la problemática social de la Isla.

En los últimos años de escuela superior, su hermana participaba de tertulias políticas con un grupo de jovenes. Allí Carlos, se colaba de vez en cuando y contaba que una vez estaban discutiendo de marxismo y como él no podía rebatir algunos de los puntos, agarro al otro día un libro de Jean Paul Sartre titulado: "Los problemas del marxismo" para poder defender mejor sus argumentos en la próxima reunión.

Ingresa a la Universidad de Puerto Rico en el curso escolar 1971?1972. Su primer semestre es aprobado con promedio de cuatro puntos, demostrando así sus posibilidades como excelente estudiante. En este semestre entabla amistad e intereses por discutir temas sociales y políticos, con el que entonces era presidente de JIU (Juventud Independentista Puertorriqueña) para la facultad de Estudios Generales y luego, uno de sus mejores amigos. Al poco tiempo empieza participar en la seccional de la JIU (1).

Los que lo conocieron en esa época señalan que era físicamente delgado, activo, un poco nervioso, inteligente y agudo en los planteamientos. Una mente muy crítica, que a veces lo convertía en "abogado del diablo" como él mismo decía. Sobre un punto de filosofía a táctica política, asumía muchas veces la posición contraria, defendiéndola con todo tipo de argumentos y al final decía: "Ah, es verdad, de veras que no he encontrado un argumento tan sólido como ese que ustedes me han dado."

Durante el segundo año universitario pasa a formar parte de la comisión política de la JIU, ocupando el cargo de secretario de asuntos obreros. En este año, Carlos participa en varios conflictos huelgarios, tales como la de los trabajadores industriales de la Universidad, trabaja en la organización de la Federación de Sindicatos de la UPR que incluía profesores, obreros y empleados administrativos. En la huelga de los camioneros de Volteo, donde el estudiantado universitario respaldó significativamente, Carlos tuvo una participación activa y destacada, colaborando directamente con el presidente del sindicato de Camioneros. Participa en la campaña de Enrique Pagán para presidente de la Unión de Tronquistas. Fomenta círculos de estudios entre los trabajadores de la Universidad.

Para esta fecha empieza a trabajar paralelamente con el Comité del PIP del Municipio de Guaynabo ( Partido Independentista Puertorriqueño) en la campaña electoral de 1972.

Su visión del trabajo con los obreros, estaba basada en la concepción de que había que hacer trabajo político, directamente con los obreros y no necesariamente con los líderes sindicales.

En estos meses pre-eleccionarios, tiene que ser recluido de emergencia en el hospital por padecer de una enfermedad cuyo síntoma es el cierre progresivo de la boca del esófago, teniendo que ser operado inmediatamente . Semanas más tarde es operado por segunda vez, a consecuencia de un ataque de apendicitis.

Uno de sus compañeros de esa época señala que "Carlos no quería operarse, primero, porque no contaba con dinero para pagar una operación de este tipo, y segundo, porque entendía que su trabajo político era necesario para el partido, entoncesse operaría después de las elecciones". Este trato no se pudo llevar a cabo, porque el médico lo encontró en un estado grave y lo operaron el mismo día.

Estos meses son difíciles para él. Había abandonado su casa como producto de su participación política. Vivía en casa de amigos, y comía de vez en cuando. El día que lo ingresaron apenas pesaba noventa libras. Cabe resaltar, que en esta época es Pilar, su futura compañera, la que cuida de él con más esmero.

A finales de 1973, participa en la huelga universitaria de mayor impacto en el país durante los últimos 25 años, cuando más de 10 recintos universitarios pararon sus actividades docentes por casi un mes. Coordina una representación de la JIU, la huelga en el recinto universitario de Ponce y Cayey. Pasa a la secretaría de la organización, ocupando el 2do puesto en jerarquía dentro de la JIU.

En el tiempo que milita en el Comité del PIP de Guaynabo (1972-1973), organiza la Juventud Independentista Estudiantil (JIE) de la superior "Margarita Janer", participa en la huelga de choferes públicos de dicho municipio, logrando que la matrícula del sindicato expulse al presidente por sus posiciones ambivalentes a la hora de defender las demandas de los obreros. Participa en los rescates de terrenos (2) en Villa Justicia, Villa Pangola y la Isleña.

Posterior a las elecciones de 1972, el PIP se enfrasca en una crisis interna que provoca, al cabo del año, la salida de muchos de sus miembros, incluyendo a Carlos.

Antes que abandone el PIP, crea dentro del Comité de Guaynabo una paralela llamada "el MAO" (Movimiento de Acción Obrera). Esta organización tenía como propósito, el continuar el trabajo con los obreros, mientras que se definía la crisis interna del PIP.

EL MAO, le da su apoyo a la huelga de la Federación de Maestros y a los trabajadores de la fábrica Mandy y Co. En la huelga de la fábrica M.S., dedicada a la manufactura de aluminio, logra que 18 organizaciones sindicales del país se solidaricen con los trabajadores de la fábrica y organizan una actividad de apoyo en las afueras de la fábrica, donde participan trabajadores de otras fábricas aledañas. Sus compañeros del Comité del PIP de Guaynabo, y en particular uno, que fue su adversario político durante los meses de discusión acaloradas sobre el futuro del partido señala: "al mismo compañero que yo respetaba aunque difería de el, era a Carlos, y esto se debía a que con su ejemplo y su participación, se había ganado el derecho a disentir."

Del PIP se alejan un grupo de jóvenes, muchos de ellos provenientes de la JIU, los cuales crean la UJS (Unión de Jóvenes Socialistas) y el MSP (Movimiento Socialista Popular). Carlos participa en la creación de ambas organizaciones, llegando a formar parte, por breve tiempo, de la comisión política y la secretaría de la organización.

Ya para 1974, los compañeros de la Revista Areyto en P.R., lo contactan para que colabore con ellos, incorporándose paulatinamente hasta ser Coordinador del Area. Participa en los círculos de estudiantes desarrollados por Areyto durante casi dos años, los cuales fueron la base para el futuro desarrollo y cohesión del grupo. Sus experiencias organizativas, contribuyen significativamente en el desarrollo de muchas actividades. Participa como invitado, a reuniones del Consejo de Dirección de la Revista Areyto. En 1975, como parte de la revista Areyto asiste a un seminario sobre Cuba, auspiciado por el "Instituto de Estudios Cubanos" (IEC) en la ciudad de Gainsville, Florida. Allí, demuestra esa gran habilidad que tenía para el debate y la confrontación de ideas.

En Puerto Rico participa en varios programas radiales, donde se discuten la problemática del exilio y la Revolución Cubana.

Mientras era miembro de la Revista Areyto, trabaja en los problemas que afectan la Comunidad donde él vive, la cual está formada por alrededor de 250 familias. Se postula, por tres años consecutivos para miembro de la Junta de Directores de la Cooperativa de Viviendas, logrando en 1978, ser electo presidente de la Junta de Directores.

Participa activamente en una campaña del boicot al pago de la luz eléctrica en el año 1976, siendo la comunidad donde vivía, la iniciadora de este boicot y la mas militante de las comunidades durante el tiempo que duro la campaña.

Para las elecciones de 1976, en la campaña eleccionaria del PSP (Partido Socialista Puertorriqueño) llegando a alcanzar la categoría de afiliado en dicha organización.

Viaja a Cuba, por primera vez, en septiembre de 1977 como corresponsal de la Revista Areyto y entrevista a uno de los principales políticos sobre el tema de la Contrarrevolución , la Revolución, las condiciones carcelarias y el exilio, causando dicha entrevista un impacto considerable dentro del exilio, máxime, cuando el entrevistado sostuvo todo lo dicho luego de su excarcelación y llegada a Miami.

En octubre de 1977, participa en los preparativos organizativos de lo que se llamó "La Brigada Antonio Maceo," formando parte del grupo de dirección de la misma y dirigiendo una de las tres "sub-brigadas" que formaron el 1er Contingente de la Brigada Antonio Maceo.

Al regreso del 1er Contingente, se incorporó de lleno a las actividades organizativas de la Brigada, siendo miembro del Comité Nacional y asistiendo a algunas reuniones del Comité Ejecutivo, en representación del equipo de Puerto Rico.

A consecuencia del diálogo y la nueva política de la Revolución hacia la comunidad, el crea la posibilidad de que cubanos residentes fuera de Cuba, puedan visitar sus familiares, surgiendo luego los ya conocidos Viajes de la Comunidad. Carlos, en esos meses se encontraba desempleado y aprovecha la oportunidad para gestionar la representación del turismo cubano en Puerto Rico representación que le fué concedida. El 21 de diciembre de 1978 arribaba a Cuba con 90 pasajeros cubanos, siendo este uno de los primeros grupos en volver a Cuba.

En este periodo, Carlos se convierte en una figura conocida en la Comunidad Cubana, desafiando con su acción, a los elementos terroristas que en Puerto Rico se oponían a los viajes a Cuba y que hasta ese momento se creían tener control de la Comunidad Cubana y por ende creían tener el poder de evitar los Viajes a Cuba. Casi dos mil quinientos cubanos habían viajado a la hora de su muerte, creando obviamente una profunda desmoralización y derrota entre los grupos terroristas. Carlos se convirtió en el enemigo numero uno de ellos. Su odio y violencia no cesaron hasta que lo asesinaron cobardemente el 28 de abril de 1979.

El 31 de marzo de 1979 participa sin saberlo en su última reunión del Comité Nacional de la Brigada Antonio Maceo. Allí dejó, ante aquellos compañeros, su huella imborrable al hacer planteamientos que contribuyeron significativamente a darle a la organización un nuevo enfoque organizativo y a definir mas claramente los objetivos políticos de la organización. De el surge la idea de diferenciar los Contingentes de la Brigada, una organización mas selectiva con posturas y objetivos más definidos.

Realmente a la hora de su muerte Carlos se encontraba en su pleno desarrollo como cuadro político. Todos los que lo conocieron coinciden en señalar su gran inteligencia, su capacidad para el análisis político, su sensibilidad humana, su facilidad para inspirar confianza y generar una gran amistad. Y no podemos olvidar su mirada penetrante y sus gesticulaciones con las manos como parte fundamental de su personalidad.



Documentos relacionados:
PMB 486, Ave. De Diego #89 Suite 105, San Juan, Puerto Rico 00927-6346